Carrito 0
120 Cápsulas con 200mcg de Huperzina A 1% - Nootropics Depot

Nootropics Depot

120 Cápsulas con 200mcg de Huperzina A 1% - Nootropics Depot

$ 1,100.00 $ 1,250.00

HUPERZINA PARA LA MEMORIA

Por ahora pocos laboratorios de productos naturales han sacado al mercado extractos de esta planta de propiedades extraordinarias para ralentizar la pérdida de memoria asociada a la enfermedad tipo Alzheimer y a diversos tipos de demencia.

La huperzina (lycopodium serratum) es un producto natural aún bastante desconocido. Los estudios clínicos han demostrado que posee un enorme potencial a la hora de ralentizar los déficits de memoria. La Huperzina ayuda a reducir la degradación de la acetilcolina, la encargada de preservar la memoria en el cerebro. La Huperzina A ha sido estudiada extensamente en los úiltimos años y se ha podido apreciar un notable incremento de la memoria en animales y en humanos. Se realizó también un interesante estudio con un pequeño grupo de adolescentes y se comprobó que la Huperzina, tomada diariamente en el período de tan sólo un mes que duró el estudio, contribuía a estimular las capacidades cognitivas y memorísticas de los que participaron en el estudio. Más investigación es necesaria para que este preparado llegue a ser recomendado por los médicos para la demencia tipo Alzheimer u otros transtornos cognitivos y de memoria. Sin embargo, si su médico es partidario de los remedios naturales y está informado de los últimos estudios, es probable que conozca el tema y le recomiende la toma de este producto, como se recomienda la toma de ácidos grasos, fosfatidiserina y fosfatidicolina y otros nutrientes y nutracéuticos que destacan por sus efectos positivos en la protección del sistema neuronal y en la prevención y ralentización del deterioro cognitivo. Mientras tanto, laboratorios de productos naturales como Solaray han sacado al mercado extractos de esta planta. Consulte con su naturópata, médico o nutricionista. No olvide que algunos productos naturales pueden tener efectos secundarios a considerar. Es el caso de la Huperzina, que a veces no es bien tolerada por el sistema digestivo, y que debería ser evitada asimismo por personas que padecen transtornos del ritmo cardíaco. Por ello, un profesional es quien ha de valorar el equilibrio entre riesgo/beneficio para usted en particular o para sus mayores.

*Más información para leer en inglés: www.huperzine.net

A continuación, más información para los que desean una explicación científica.

ATENCIÓN: esta explicación se refiere a los ensayos clínicos sobre el Fármaco, no a las dosis seguras que contienen los complementos alimenticios o nutracéuticos, etcétera. 

La Huperzina A procede de un tipo de helecho que crece en China, pertenece a la familia de las Lycopodiaceae y es conocido por algunos botánicos como Lycopodium serratum. El principal compuesto bioactivo es la Huperzina A, anticolinesterásico de acción central, eleva la concentración de acetilcolina en las vías nerviosas cerebrales. Restablece transitoriamente las vías colinérgicas principalmente afectadas en el proceso neurodegenerativo asociado a la enfermedad de Alzheimer.

Estudios recientes indican que el principio activo, Huperzina A, es un inhibidor reversible, potente y selectivo de la acetilcolinesterasa (AchE) con excelente penetración dentro del CNS y una vida media moderada.

Otro interesante aspecto del perfil farmacológico de Huperzina A es que este compuesto natural posee propiedades neuroprotectoras: ha sido demostrado que actúa como un agente protector frente a la intoxicación con órgano fosforados y que además reduce la muerte celular inducida por glutamato. Además protege a las neuronas del peróxido de hidrógeno, del péptido beta-amiloide, de la isquemia y de la citotoxicidad y apoptosis producida por estaurosporina. Estos efectos protectores están relacionados con su capacidad de atenuar el estrés oxidativo, regular la expresión de proteínas apoptóticas Bcl-2, Bax, P53 and caspasa-3, proteger las mitocondrias e interferir con el metabolismo del péptido beta-amiloide.

La huperzina A inhibe preferentemente la enzima acetilcolinesterasa tetramérica (G4) que se encuentra en las neuronas que primero degeneran en el transcurso de la enfermedad. Otros farmacos anticolinesterasa como la tacrina y la rivastigmina inhiben preferentemente la acetilcolinesterasa monomérica (G1), que se halla principalmente a nivel postsináptico. El donepezilo posee pronunciada selectividad por la acetilcolinesterasa G1 en nucleo estriado e hipocampo, pero no en la corteza.

Los deterioros cognitivos paulatinos son síntomas tempranos de alteración de las neuronas presinápticas y dado que la G4 se halla precisamente en estos terminales presinápticos que sería posible proteger con el uso de Huperzina, inhibidor selectivo de la G4.

Se han observado efectos secundarios tales como problemas gastrointestinales como nauseas y diarrea. Sudoración, visión borrosa, fasciculaciones musculares y vértigos después del tratamiento con huperzia.

En un estudio clinico el tratamiento con huperzina A en una dosis de 0.03-0.4 mg/dia, los pacientes mostraron mejoría de su memoria, habilidades cognitivas y habilidades en su vida diaria. No se observaron efectos adversos severos. En otro estudio doble ciego, randomizado, controlado por placebo. 12 semanas, 202 pacientes con diagnóstico de posible o probable Alzheimer, se confirmó la eficacia de Huperzina A en mejorar tareas cognitivas. Todos los parámetros examinados mejoraron significativamente en la semana 6 y aun más a la semana 12 después de haber sido tratados con Huperzina A a una dosis de 0.1-0.2 mg, dos veces al día

La huperzina A es rápidamente absorbida y ampliamente distribuida in vivo. Su vida media (t1/2) es 4-17 veces mayor que la de tacrina o fisostigmina Curvas de dosis-respuesta para salivación indican que Huperzina A es menos potente que otros inhibidores de la acetilcolinesterasa.
Los síntomas característicos colinérgicos son menos severos para Huperzina A que con Donepezilo y Tacrina.

Los estudios de toxicidad subaguda conducidos en ratas, conejos, y perros, muestran que después de la administración de Huperzina A por 180 días, no se observan cambios histopatológicos en hígado, riñones, corazón pulmones y cerebros (1,5 mg /Kg, p.o.) en ratas y (0,6 mg/Kg, i.m.) en perros. Asimismo, ningún efecto teratogénico fue detectado en ratas (0,019-0,38 mg/Kg, i.p.) o conejos (0,02-0,2 mg/Kg, i.m.) después de la administración de Huperzina A. Cabe recordar que uno de los problemas mas significativos con Tacrina es su alta toxicidad hepática.

A diferencia de la huperzina, la rivastigmina, ha sido asociado con importantes reacciones adversas de tipo gastrointestinal. En ensayos clínicos se ha observado que 47% de los pacientes tratados con este fármaco desarrollaron náuseas, 26% de las mujeres y 18% de los hombres redujeron significativamente de peso. Otros efectos adversos comunes son vómitos, anorexia, dispepsia y astenia. En pacientes con enfermedad de Parkinson la rivastigmina produjo un incremento de los temblores.

Fuente: https://eficaciadelossuplementos.wordpress.com/tag/huperzina/

 

 

 

 

 

 

ATENCIÓN: La información contenida en esta web es únicamente para fines de divulgación y estudio, por lo que no se debe de tomar como una recomendación o indicación.  Este producto no ha sido aprobado para consumo humano y solo debe ser usado para fines de investigación.

 


Compartir este producto


Más de esta colección